Sí, denigrante y faltos de ética moral y humana la que desde hace un tiempo están desarrollando las entidades bancarias. Imponen sus reglas tratan al ser humano como un número más dentro del balance de resultados sin importarles nada, en tiempos pasados a esto se le llamaba usureros.

PUBLICIDAD

Pues bien, todo esto viene a cuenta sobre la actitud que desde hace meses a desarrollado una entidad antes admirada por el pueblo de Puerto Real como es Unicaja, el pasado día 24 sin previo aviso oficial a sus clientes (algunos recibieron la carta el mismo día 24) esta entidad basándose en razones de operativa y optimización y con el falso razonamiento de “mejor atención personalizada” cierra su oficina situada en la Calle De la Plaza nº 7 y 9. Pues bien lo que ha hecho esta entidad es menospreciar a miles de clientes algunos ya mayores que en su día debido a la proximidad y trato confiaron para dejar en su custodia “su dinero” de su pensión o su nómina, porque debe entender y meterse en la cabeza los directivos de esta entidad que lo que manejan es dinero de los demás no los suyos.

Cuando hoy pasado por las oficinas de Calle De la Plaza, 138 (día de cobro) le da uno la necesidad de escribir no solo una carta si no miles una dirigida a los usureros de la entidad que desde sus atalayas no ven la realidad del día a día y solo ven que sus emolumentos (beneficios) suban a costa de los clientes porque entienden que nos estamos tragando todo sin decir nada. Otra a los trabajadores/as que dentro de una situación privilegiada pues llegado el caso son despedidos, los sindicatos “pagados” negocian unas salida que más quisieran algunos trabajadores de otras empresas, y de otra los ciudadanos/as que no somos capases últimamente de alzar la voz en cualquier foro y denunciar las tropelías a las que la entidades bancarias nos están obligando a realizar, es denigrante ver esas colas de personas que van “por su dinero” en la Calle De la Plaza, debe entender el ciudadano que lo que hace el banco es ser intermediario de tu dinero, pero parece ser que la entidad se erigen en juez y parte para que parezcamos que les estamos pidiendo limosna, solo hemos dado nuestro consentimiento para que ellas nos lo guarde y no se crea con el derecho a indicarnos lo que tenemos que hacer o no hacer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Si dejamos que estas entidades bancarias que antes eran más cercanas y humanas con los ciudadanos sigan pisoteándonos como personas, llegará algún momento si no paramos esto que antes de entrar en sus dependencia tengamos que pagar una comisión de paso (derecho de pernada) o por decir buenos días (no quiero dar ideas).

La entidad de referencia Unicaja que ya no es solo Unicaja si no que han puesto la coletilla de banco para despistar, y pronto tendrá otra denominación por eso estos cambios, esta se levanto en Puerto Real gracias a muchos ciudadanos de aquí, pues creo una vinculación de confianza, familiar y humana que ha durado hasta que los de la atalaya vieron que eso no daba muchos beneficios para su nómina y por lo tanto decidieron poner a los clientes en una lista de números y de gráficas económicas y buscar que dichas gráficas no fueran paralelas si no que fueran separadas, un ejemplo de su política de separación entre clientes y entidad y es fácil de comprobar el cambio habitual de trabajadores y directores de las entidades comprobaran que cada cierto tiempo realizan dichos cambios cuya razón es que la complicidad y la cercanía entre empleado y clientes no llegue a cuajar pues entienden estos que esta relación en el tiempo perjudica a la entidad como ente no como servicio público. Beneficio económico es contrario al respeto con sus clientes, pero eso sí maquillar sus acciones con las llamadas obras “de caridad” si dinero que después desgravan en sus cuentas de resultados, hoy en día y hasta que los ciudadanos ya no puedan más estas entidades tienen a este país cogido por los testiculos y ovarios por lo tanto se encuentran con la capacidad dentro de su mentalidad usurera de que pueden pisotear a todos de cualquier forma metiendo más comisiones y para eso imponen leyes o realizan comportamientos rayando la ilegalidad.

Yo como ciudadano de Puerto Real siento vergüenza de estas situaciones pues entiendo que la culpa del poder que tienen estas entidades para hacer a su antojo lo que quieran esto solo se lo hemos dado nosotros, eligiendo por ejemplo a gobiernos que ponen las leyes al servicio de ellas y ahí están las consecuencias actuales, y otra soportar grandes colas en ventanilla y cajeros para retirar “nuestro dinero” y no actuar solo murmurar en ellas.

Proponer cosas para que estas entidades como Unicaja no sigan pisoteando nuestros derechos es cosa personal de cada uno pero también colectivo, existen muchas de una cambiar a otra con el solo propósito de que el numero de clientes baje, de otra sacar nuestro dinero de ahorro un día concreto todos los clientes, y la mejor volver al pago directo de nominas por el Estado y empresas (cosa utópica) o guardar nuestro dinero debajo del colchón.

En definitiva lo realizado en estos días por Unicaja-banco en Puerto Real con el cierre de su oficina en C/ De la Plaza 7-9, raya lo despectivo, lo denigrante, falto de sensibilidad y de dignidad hacia los ciudadanos de esta real Villa que protestamos muchas veces en las colas y corrillos y hay se queda nos desahogamos en el momentos pero ya esta.

Para terminar coger algunas frases de la carta “una entidad de referencia y adaptación al nuevo entorno”  “con la excelencia en la atención al cliente como principal objetivo” “proceso de optimización para prestar atención personalizada”

Como conclusión quito una oficina, te doy por atrás y si quieres “tu dinero” ven a la única oficina que tengo eso si haciendo cola durante horas y te seguiremos tratando peor porque soy así de chulo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD