El Congreso de los Diputados acogió este miércoles la Comisión de Industria, Comercio y Turismo. Una cita que esperaban con anhelo en los astilleros de la Bahía de Cádiz, especialmente en Puerto Real.

PUBLICIDAD

Con los representantes del Comité de Empresa reunido en Madrid negociando el Plan Industrial 2018-2022, en unas negociaciones bastante tensas tras las protestas por parte de UGT durante este martes en Puerto Real, el Presidente de la SEPI, Vicente Fernández Guerrero, y la Presidenta de Navantia, Susana Sarriá.

Ambos estuvieron expuestos a las preguntas de los distintos Parlamentarios asistentes, y en referencia del contrato de las corbetas para Arabia Saudí, el Presidente de la SEPI ofreció “seguridad absoluta” de que el contrato de Navantia se ejecutará y expresó que en enero de 2019 empezará a construirse la primera en los astilleros de San Fernando, y del que dependerán también varios trabajos en Cartagena y Ferrol. Si bien ha señalado que beneficiará al conjunto de las factorías de Navantia en la Bahía de Cádiz, incluyendo la de Puerto Real. En total serán 3.250 empleos que corresponderán a la Bahía de Cádiz, de los cuales 2.320 en la unidad de sistemas de San Fernando (Cádiz).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Fernández no entró de lleno en qué será del futuro del Astillero de Puerto Real, aunque sí dejó caer que el núcleo industrial de Navantia se basa en la seguridad y defensa nacional, y que proyectos como la construcción civil de buques o estructuras para proyectos eólicos marinos, como los parques Wikinger e East Anglia One, de Iberdrola, complementan esa “función principal”. Una función donde sí que podría entrar el Astillero de Puerto Real, que no mencionó Fernández pese a la pregunta del parlamentario de Ciudadanos, Javier Cano.

Sí que se refirió al Astillero de La Villa, aunque sin informar de plazos, la Presidenta de Navantia, Susana Sarriá. El BAM-IS, buque de acción marítima esencial para el rescate de submarinos, y el buque TLET (Transporte Logístico Ecológico y Trivalente) que ejerce como ferry para el ejército de tierra formarán parte de las nuevas contrataciones de Navantia. “Ambos programas están en fase de desarrollo previo a la negociación del contrato, y se construirían en el Astillero de Puerto Real”, señaló Sarriá, que explicó que el primero de los mencionados generaría, 625 empleos en tres años y medio, y el segundo de ellos mil empleos durante tres años.

Buque TLET para transporte de tropas.

Buque TLET para transporte de tropas.

Confianza en firmar el Plan Industrial 2018-2022

Sarriá, se ha mostrado confiada en que el plan estratégico 2018-2022 de la compañía será aprobado “a la mayor brevedad”, con el objetivo de “comenzar el año 2019 con la nueva Navantia”.

En su comparecencia en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso de los Diputados, Sarriá señaló, respecto al estado de la negociación del plan, que en la actualidad se encuentran abiertas dos mesas.

“La primera mesa está formada por SEPI, Navantia y las organizaciones sindicales más representativas, y ha mantenido cinco reuniones en las que se han revisado los tres pilares del plan estratégico. La segunda mesa está formada por la Comisión Negociadora del I Convenio Colectivo Único de la compañía, y ha mantenido seis reuniones en las que se revisaron dos tercios del futuro convenio”, dijo.

Por ello, Sarriá subrayó que la previsión de Navantia es aprobar el plan antes de que expire este año. “Sigue en pie y sigue siendo el objetivo”, añadió al respecto.

La presidenta de la empresa pública destacó que el objetivo de este plan es “conseguir carga de trabajo para todos sus centros, modernizar las instalaciones y optimizar sus procesos para mejorar los márgenes de los programas y los plazos de entrega, así como rejuvenecer y adaptar la plantilla al mercado mediante la salida anticipada del personal de más edad y ajustar sus perfiles”.

Así, señaló la necesidad del grupo de adecuarse a las condiciones del mercado y la propia situación de la compañía, ya que es “ineludible abordar una transformación en profundidad de Navantia que la prepare para los grandes retos que tendrá que afrontar en el futuro”.

Equilibrar resultados

A este respecto, consideró que el fin del plan estratégico es “equilibrar los resultados” a cuatro años y que la compañía “pase a ser competitiva en ese plazo”.

Sarriá indicó que el plan se estructura en tres ejes, un plan comercial y de operaciones, un plan de eficiencia operativa y astillero 4.0 y un plan de rejuvenecimiento de plantilla y nuevo marco de relaciones laborales.

Respecto al plan comercial y de operaciones afirmó que persigue garantizar los ingresos en los próximos años, mientras que el plan de eficiencia operativa y astillero 4.0 tiene por objetivo avanzar hacia la excelencia operativa a través de maximizar el margen de los programas.

Además, aseguró que el plan de rejuvenecimiento de plantilla y nuevo marco de relaciones laborales, que contempla la incorporación de nuevos trabajadores, cuenta con “un ambicioso” plan de formación que alcanzará 925.000 horas y un convenio colectivo único para todos los colectivos.

FUENTE: EP / Congreso de los Diputados

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD