Hace cuatro años, poco después de los comienzos de Puerto Real Hoy, este digital informativo realizó una entrevista audiovisual al que fuera Alcalde de Puerto Real -con la salvedad de una legislatura- desde finales de los años 70 hasta prácticamente el 2011: José Antonio Barroso Toledo.

PUBLICIDAD

Cuatro años después, Puerto Real Hoy vuelve a sentarse en el mismo sitio para citarse nuevamente con el que fuera uno de los políticos más destacados y respetados, aún a día de hoy, a nivel provincial e incluso andaluz.

Puerto Real Hoy: Hace cuatro años que te entrevistamos, ¿cómo ha pasado tu vida en estos años?.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

José Antonio Barroso: Bueno, cuando la gente me pregunta que cuál es la razón por la que mi aspecto parece haber mejorado notoriamente de cuando estaba en la política intensamente dedicado a ella y el momento que estoy viviendo, de siempre tengo un latiguillo justificativo en la boca, que quiere decir que vivo más lentamente. Más austeramente y con menos muchas cosas, muchas menos necesidades y razonablemente feliz. Todo ello crea una serie de elementos que conforman un escenario vital que mi vida sea bastante diferente a lo que fue anteriormente. Y eso se refleja no solamente en mi estado de ánimo sino también en mi aspecto físico.

Por primera vez en mi vida, creo recordar, a excepción de cuando era un chaval, hago algo de deporte, un poco de gimnasia pasiva por llamarlo de alguna manera, algo de cardio, andar en una cinta sin fin. Pero lo más importante es que vivo más lentamente. Y eso significa que mi situación personal, emocional y anímica que es mejor que la de hace cuatro años y mucho mejor que la de hace ocho años. Por lo demás, ya estoy jubilado, me despidió la empresa en la que trabajaba, a la que siempre estaré agradecido. En mis últimos años de mi vida laboral, verte despedido y con más de 60 años es muy complicado. Me tuvieron hasta el ocaso de mi vida laboral, me despidió tres meses antes de que se cumplieran mis 65 y ya estoy Jubilado.

Ahora colaboro con diferentes organismos del Estado en Cuba, fundamentalmente con el Ministerio de la Agricultura, concretamente  con el Grupo Empresarial Ganadero y estoy inmerso en esa colaboración que ahora mismo que puede hacerse más necesaria aún si la política del Gobierno de España, ahora con Pedro Sánchez, cambia respecto a la que ha tenido el innombrable Aznar o el pasivo Rajoy en relación a Cuba.

PRH: Me decías anteriormente que eras “inmensamente feliz”.

JAB: Razonablemente feliz.

PRH: En estos días has estado en boca de todos. Todo el mundo decía “¡Barroso está aquí!”.

JAB: La verdad que me resulta un poco sorprendente, a pesar de que esta afirmación conspira con la obsesión del política o la aspiración del político. Me gustaría pasar desapercibido. Evidentemente, esto conspira contra la aspiración del político. Pero en mi caso que ya no me dedico a la política institucional o la política activa, pues no me apetece seguir siendo el foco de atención. Pero me doy cuenta de que sigue siendo así, mi presencia en Puerto Real siempre se asocia a mi pasado como Alcalde o a mi supuesta reentrada política, como si volviese de nuevo y aspirase a la Alcaldía o a formar parte del elenco político de este pueblo, cosa descartada por mi parte.

Pero luego veo también que sigo siendo una especie de referencia, para lo bueno y para lo malo, lo que significa que la fauna política, por llamarlo en sentido cariñoso, de este pueblo, habiendo cambiado de la histórica, está muy por debajo de la solvencia que tuvo. La composición política de las personas que compusieron durante mucho tiempo el Gobierno Municipal de Puerto Real y de la oposición también. Esa carencia de entidad, de solvencia política e ideológica y sobre todo de carisma, hace que todavía yo siga estando en el ojo del huracán y en la cresta de la ola, y no siempre me apetece.

Lo que sí veo es que se me sigue recordando, en muchos casos, con mucho cariño. Cariño que yo trato por todos los medios de recompensar con mi aprecio personal y el recuerdo positivo de unos momentos que fueron muy complicados en mi vida y que han sido desde el punto de vista emocional superados. Pero que dejaron huella en mi alma y mi corazón, y que también dejaron huella en el alma y en el corazón de la ciudad, para lo bueno y para lo malo.

PRH: Has estado yendo y viniendo de Cuba, donde resides actualmente. ¿Cómo ves que ha cambiado Puerto Real desde que te fuiste?.

JAB: No me gusta hablar sobre cómo veo la ciudad. Sí que puedo decir lo que me llega y por tanto percibo de ella. Lo que me llega de la gente que se aproxima a mí, que es muchísima. Es que existe un clima de pesimismo bastante acusado y una decepción por los comportamientos que se están produciendo y que se han producido en los últimos años de diferente naturaleza, algunos incluso de naturaleza delictuosa.

Pero en otros casos, como en los últimos años, veo una cierta inacción, una cierta laxitud, una falta de inteligencia política, una falta de brillantez, que creo que honestamente no se corresponde con lo que fue la trayectoria durante mucho tiempo, e insisto, tanto de los Gobiernos pasados, de los que formé parte, como de la oposición pasada en la que yo también estuve cuatro años. Veo una falta de brillo que está repercutiendo siempre en lo que fue la característica principal de este pueblo en el escenario territorial en el que estamos y de la gestión que en él se llevó a cabo. Hemos perdido el protagonismo, la posición en el territorio, que era de naturaleza más cualitativa que cuantitativa.

Éramos los que menos habitantes teníamos, pero el peso específico de la opinión política de Puerto Real era la más elevada posiblemente de la Bahía de Cádiz y más allá de ella. Eso lo veo con una cierta tristeza o decrepitud, aunque estoy convencido que los nuevos tiempos van a alumbrar otras formas de gestión más basadas en la búsqueda de la convergencia con otras Administraciones, y si se es capaz de, en los próximos años, de incorporar ese componente de entusiasmo y de convicción de que este pueblo es bastante más de lo que representa en términos cuantitativos pues volveremos a ser lo que fuimos hace tiempo.

PRH: ¿Crees que Puerto Real ha perdido prestigio o fuerza frente a administraciones superiores como la Junta de Andalucía o el Estado?.

JAB: Totalmente. Cuando yo estaba de Alcalde, y esto puede dar lugar a mucha controversia, yo invoco el recuerdo de las generaciones que tuvieron la oportunidad de vivir aquellos momentos. Éramos capaces, a pesar de las grandes diferencias que teníamos con el PSOE y los conflictos que caracterizaron la relación con ese partido aquí en Puerto Real. Teníamos un concepto de la política, de la gestión política y del territorio que significaba la gestión pública, que nos hacía converger, desde la defensa de nuestros intereses locales, yo diría que hasta con una cierta facilidad con aquellas administraciones superiores. Estuviesen gobernadas por quien estuviese.

Sucedió con la Junta de Andalucía, en multitud de ocasiones, y sucedió con la Administración del Estado, incluso en la época del difunto Adolfo Suárez. Éramos conscientes de que, a pesar de que los Ayuntamientos somos la planta básica del Estado, no siempre el respeto que se tiene para la planta básica del Estado es por parte de las Administraciones era la característica central. Supimos hacer valer el carácter que tiene nuestro término municipal, la localización epicéntrica en el territorio de la Bahía, y nuestras peculiaridades, potencialidades del territorio. Sin abundar en exceso en aquello que no teníamos pero que sí teníamos de otras características.

Por ejemplo, siempre recuerdo que en algún momento, una señora de la oposición me tachó de antiguo porque yo reivindicaba el carácter industrial de Puerto Real y de la importancia estratégica de nuestro territorio dentro de la industria pesada gaditana. Me tachó de antiguo porque decía que este tenía que ser un pueblo turístico. Y yo decía ‘¿Pero cómo es posible que se pueda llegar a semejante memez?“. A los hechos me remitía y me sigo remitiendo ahora. Puerto Real tiene unas características para un turismo de naturaleza doméstica, pero no para que ese turismo tuviera la fuerza para tirar de la economía de la ciudad. Lo nuestro es la industria, la industria pesada y alrededor de ello la industria complementaria que como tejido desarrolla la industria matriz.

Es la renta industrial, más potente que la turística, la que tira de Puerto Real y tira de la comarca. El turismo no es capaz de tirar de la economía de la comarca, porque es un turismo circunscrito a los tres meses de verano, Semana Santa y Ferias. Nuestro pueblo, cuando defendió ese modelo de territorio y le sumaba otra clase de servicios, como los servicios universitarios u hospitalarios configuran un escenario que si se sabe aprovechar puede ser halagüeño para el futuro. No se está haciendo tampoco desde el punto de vista local, porque no se está reclamando. No sabemos qué pueblo quieren. Nosotros sabíamos qué pueblo queríamos, cuando Antonio Noria iba a algún sitio y hablaba del territorio sí sabíamos lo que queríamos. Poníamos énfasis en todo lo anterior. Pero ahora, yo la verdad no sé qué pueblo quieren. Lo que yo se es el pueblo que deberíamos ser, otra cosa es que me toque opinar teniendo en cuenta la lejanía.

PRH: Hace cuatro años nos hablabas que Podemos iba a entrar en los ayuntamientos, que supondría una bocanada de aire fresco, una bocanada de aire fresco para la Administración Local. Algo que parece que se ha hecho pero que ha perdido fuerza…

JAB: Es la percepción que tengo. Hay un problema, cuando se gesta una fuerza nueva, se produce una incorporación de personas que no tienen el nivel ni siquiera ni la historia política e ideológica que se debe tener para incorporarse a una alternativa como en su día pudo ser Podemos, de izquierda radical.

Para mí supone sorpresa ver la composición de ese movimiento. Evidentemente me refería al Podemos a nivel nacional, no al local porque tampoco sabía la composición que iba a tener. Pero sin duda a nivel nacional Podemos representaba una fuerza que fue capaz de confitar, además de la atención y el interés, la ilusión de un importante segmento de la población electoral española.

Porque además Podemos entonces tenía un carácter más transversal, sin llegar a ser interclasista sí que era capaz de penetrar ese movimiento en diferentes capas de la sociedad que pudieran tener una serie de objetivos comunes con independencia de otras creencias y otra naturaleza de las mismas.

En los últimos tiempos veo en Podemos una cierta dispersión, una desestructuración como el resultado de las contradicciones internas que tienen. Creo que no han resuelto correctamente el problema del nacionalismo vasco y catalán. Creo que la configuración territorial española no la acaba tener muy clara, no sabemos si quiere una España federal o una España basada en las Autonomías de la Constitución del 78. Parece que chirría las relaciones entre la dirección de Podemos con la autonomía de algunos territorios.

El conflicto de la exigencia de Andalucía de decidir sobre su política de alianzas, y la decisión de Madrid, llámese Echenique o Pablo Iglesias, de que también eso se controle desde Madrid. Luego una cierta descomposición que es el resultado también de contradicciones que van más allá de lo puramente táctico, de la naturaleza estratégica, entre pesos pesados que componen la dirección y hasta el grupo parlamentario.

Diferencias tales sobre cómo tiene que ser la acción programática que nos conduzca a la III República; cuál tiene que ser por tanto la relación en este momento con la actual forma de Estado; cómo tiene que ser la relación con la Iglesia; qué pasa con el Concordato; qué pasa con la laicidad de las Administraciones públicas; se tienen actitudes muy laicas en determinados segmentos del Podemos que conocemos pero resulta que en Cádiz, un contradictorio Alcalde de Cádiz hoy dice que no quiere relacionarse con la Iglesia porque es un gobierno laico pero después le pone la medalla a la Virgen del Rosario o la Virgen del Carmen, y va como creyente en oración detrás del paso del Nazareno.

Todo eso está creando una cierta, no diré ni desencanto ni desafección entre su electorado. Pero sí una cierta confusión que tendrán que resolver si se quieren constituir como el gran movimiento de izquierda español.

Veremos haber en qué medida la confluencia con Izquierda Unida pudiera ayudar a que esa necesidad de aclararse que Podemos tiene. Puede darse porque no cabe duda que Izquierda Unida, con independencia de que IU no tenga el marketing y la cobertura mediática de Podemos, es una fuerza más estructurada e ideológicamente más definida, territorialmente más definida y vertebrada de lo que pueda ser Podemos.

Todos sabemos de dónde viene el Podemos Andalucía que colocó a varios diputados y a la señora Teresa Rodríguez en el Parlamento. La génesis era un crepúsculo sin la mayor relevancia cuando se presentaba con sus siglas, Izquierda Anticapitalista, a las elecciones. Sin embargo, en el “totum revolutum” de Podemos participa y se incorpora para pasar al Olimpo autonómico andaluz.

Esperemos que, en la confluencia con Izquierda Unida, sirva para configurar y vertebrar mejor ese movimiento que, sin duda, aspiraba, como dije hace cuatro años, de fuerza dinamizadora, de bocanada de aire fresco…

PRH: ¿Y ese movimiento de aire fresco lo has visto reflejado en el Ayuntamiento con Sí Se Puede y EQUO?.

JAB: No lo reconozco, porque entre otras razones, con independencia de algunas personalidades que son jóvenes, otras pues no le reconozco ese supuesto bagaje político, ideológico. Porque uno es mayor, pero tiene buena memoria, y algunos de los que se incorporaron como esa nueva alternativa supuestamente fresca, reconfortante al Podemos de Puerto Real pues también tiene una trayectoria y por tanto tiene un currículum.

Y eso también se conoce, y si alguien no lo recuerda, que yo no lo voy a hacer aquí, que se vaya a las videotecas que pudieran existir para comprobar la naturaleza y la forma de comportarse con la administración pública de algunos de los especímenes que están en el Grupo Municipal, empezando por el señor Alcalde.

PRH: ¿Se está equivocando el Equipo de Gobierno con algunas posturas que está tomando como por ejemplo la construcción de barcos en Navantia o la Plataforma Logística “Lógica”?.

JAB: A mí lo que me parece es una hipocresía, con independencia que pueda parecer contradictorio, lo que se dice en unos casos y se dice en otros. Contradictorio porque estamos a favor de la paz, de acuerdo. Estamos a favor de eliminar todas las armas, de acuerdo. Pero sin embargo invocamos la necesidad de que se sigan construyendo barcos militares y que la industria armamentística española siga produciendo bombas láser, y se vendan a países en conflicto.

Y es verdad, y puede parecer una contradicción. Pero me parece un gesto de hipocresía propia de los modernos, de los pijitos de izquierda, invocar este principio de no vender armas a países en conflicto cuando la gente lo que está pasando son dificultades porque no tiene trabajo.

Yo estoy a favor de un gran movimiento que termine con la industria del armamento. Pero no es menos cierto que también estaría a favor de una política naval que estuviera basada en básicamente en la construcción naval civil. Pero como resulta que no tenemos construcción naval civil, y como lo que podemos aspirar es, por muchas razones, a la construcción naval militar. Esta tampoco porque somos los más pacifistas del mundo.

¿Entonces a la gente qué le decimos? ¿Dónde está la alternativa? Tú cómo vas a decirle a la gente que resuelva esa ecuación, a los trabajadores de Astilleros. Sin darle una alternativa que es renunciando de una vez por todas a la construcción naval militar y a la industria española de bombas láser.

¿Dónde está la alternativa? Es verdad, y yo soy uno de los que han participado muchísimas veces en ella, que todos los años recordamos que no queremos a los norteamericanos en Rota. Pero dónde está la alternativa. Si no se le da a los pueblos alternativa, es muy difícil invocar conceptos tales como la paz o la eliminación de armas para que no haya más riesgo para la humanidad. Y estoy de acuerdo con eso.

Me parece que Arabia Saudí es un país despreciable, la Dinastía Saud es una dinastía absolutamente despreciable. Lo único que tenemos que hacer es ver un poco la historia de cómo fue el proceso de descolonización, después de la Primera Guerra Mundial, de todo lo que es la zona del Golfo Pérsico y la zona arábiga, para darnos cuenta de que todo aquello fue una decisión que comportaba la defensa, en primer lugar, de los intereses de las grandes multinacionales del petróleo y aquellas multinacionales que tienen que ver con el sector energético.

Es verdad que lo que está pasando en Yemen es una auténtica barbaridad, pero también lo que está pasando en Siria. ¿No se tiene una posición, por ejemplo, para denunciar lo de Siria?, que tiene que ver también con las exigencias tanto de Catar como Arabia Saudí, como de los norteamericanos de meter su gaseoducto por ahí por Siria, frente a la opinión contraria de los sirios que han llegado a acuerdos con los rusos, y esa es la razón fundamentalmente del conflicto sirio, pero nos flagelamos y decimos que Bashar Al Asad es un tirano y un genocida, pero se nos olvida que la dinastía Saud corta las manos a los ladrones o a las mujeres que se consideran adúlteras no menos que las lapidan.

Solo nos acordamos de la condición miserable de la familia Saud cuando contratan patrulleras. Y solamente nos acordamos que las patrulleras es para hacer la guerra o para disuadir o tener una política coercitiva cuando también compran cuatrocientas bombas láser que pueden dirigir contra los yemeníes. Pero no nos damos cuenta de que el conflicto yemení, inspirado por Arabia Saudí, lleva no se cuantos años. Y todo el mundo mira para otro lado con una mirada opaca, cuando nos lo presentan en la televisión.

Yo estoy a favor de que se construyan las patrulleras, y me gustaría mucho más que en lugar de patrulleras pudiéramos construir ferris, y pudiéramos construir grandes gaseros y el quinto petrolero y también todo tipo de barcos que fueran para la paz y no para la guerra. Pero en esta circunstancia, estoy totalmente a favor de que las patrulleras se construyan. Llamo la atención sobre la hipocresía de estos que, en apariencia, nos acusan de tener una doble moral cuando esta la tienen aquellos que nos denuncian de tal.

PRH: …y sobre Las Aletas.

JAB: En referencia de Las Aletas, yo no se lo que dirá ahora Izquierda Unida de Puerto Real. Se lo que decíamos nosotros, y estábamos a favor de Las Aletas. A favor de Las Aletas tal y como se configuró al principio con 720 hectáreas, y estamos a favor y ya anunciamos que lo que está pasando iba a suceder.

Aquí solamente hay un culpable de porqué Las Aletas se ha venido retrasando durante todos estos años. Se llama Junta de Andalucía. El PSOE Andaluz es el culpable de lo que está pasando y no se le eche más culpa a nadie porque la tiene el gobierno andaluz.

Si en su momento el Gobierno Andaluz decidió declarar Las Aletas como zona de interés autonómico incorporándola a la Ley de acompañamientos del presupuesto de aquel año. En lugar de hacer eso, que se le dijo que no lo hicieran, creando una especie de Condado de Treviño en nuestro término municipal, hubieran optado la alternativa que le daba el Ayuntamiento de Puerto Real, que era ni más ni menos la modificación del uso del suelo de Las Aletas se tramitase en paralelo a la tramitación del documento de nuestro Plan General de Ordenación Urbana, estos lodos no serían el resultante de esos polvos.

Pero la Junta de Andalucía se puso el mundo por montera. Se puso la Ley por montera. Se cagó en la Ley de Costas. No atendió al principio que invoca, y que está vigente, la Ley de Costas de que para tú modificar el carácter del suelo de Dominio Público Marítimo-Terrestre e incorporarlo al planeamiento general como suelo productivo tiene que justificar, fehacientemente, que lo que pretendes ahí tiene que ser ahí, y no en otro sitio.

Si tu eso no eres capaz de justificarlo, pues llega el alto tribunal y por iniciativa de los movimientos ecologistas desestima la pretensión de la Junta de Andalucía. Los Ecologistas falsean la realidad, cuando invocan criterios de naturaleza medioambiental que según ellos es lo que ha inspirado la decisión del alto tribunal. Eso es falso. El alto tribunal no entra prácticamente en términos medioambientales, en lo que entra es en decir ‘oiga Junta de Andalucía, la manera que usted ha querido para desafectar de la condición de suelo de Dominio Público Marítimo-Terrestre es una manera incorrecta, incompleta e inadecuada’.

Usted tiene que justificar, de manera adecuada, porqué quiere llevar una actuación ahí en el Dominio Público Marítimo-Terrestre. La razón era obvia, porque solamente ahí se podía hacer las operaciones logísticas que se pretendían. ¿Por qué? Porque no hay ningún suelo en el territorio que esté definido por tres sistemas generales tan potentes que son los que gozan el polígono de Las Aletas. Me refiero, a la variante de los puertos; a la antigua Nacional IV, hoy autovía que une Puerto Real, con El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera; a la propia vía férrea que casi va en paralelo a la carretera Puerto Real-El Puerto de Santa María; y a la autopista, Puerto Real – Dos Hermanas, que es así como se llama. Esa definición espacial de esta parte del territorio puertorrealeño, que hace los sistemas generales de comunicación tan potentes, es lo que le da el valor logístico que tiene esa zona.

Lo único que deberíamos de haber hecho es haberlo justificado de manera adecuada, haber pasado todos los trámites de información pública como le dijo el Ayuntamiento de Puerto Real que se hizo durante la revisión del PGOU nuestro último, actualmente vigente, y hoy no estaríamos hablando de sandeces de la naturaleza que estamos escuchando.

El otro día me encontré a un antiguo oponente mío con el que no he resuelto ninguna de las inquisiciones de naturaleza ideológica que tuvimos en su momento. Pero al que, cuando lo veo, lo saludo de manera educada. Me refiero al señor Aldayturriaga, que tiene una característica que ojalá tuviese todo el mundo, que es la de que conserva todos los papeles del mundo. Me mostró un panfleto infumable e infame del movimiento ecologista que promovió el recurso. Donde, al referirse a Las Aletas, aparecía un humedal magnífico, precioso, que nunca ha habido en Las Aletas y que no forma parte de ese espacio. Aquí se están falseando las cartas y se están jugando inadecuadamente con ellas.

La razón es la que yo he dicho y está en la sentencia. El otro día le dije al Presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, José Luis Blanco, que creo, que lo que van a hacer es correcto, que es cambiar, según tengo entendido, la definición de suelo DPMT por suelo de Dominio Público Portuario, que sí son susceptibles de ser incorporados como suelos productivos al PGOU, las zonas portuarias lo son.

Le dije ‘Ustedes, ¿Por qué no cuentan que la razón del alto tribunal de desestimar el desarrollo de Las Aletas dos veces tal como estaba inicialmente planteado es porque tuvisteis la responsabilidad y no la llevasteis a cabo de tramitar adecuadamente los usos?’, ‘No, es que eso no se vende mediaticamente’. No. La razón es porque decir eso es decir también que implica vuestra responsabilidad que es lo que no estáis dispuestos a hacer. Me consta que hay gente muy significada del Gobierno de Andalucía que internamente está hablando de esa responsabilidad que algún día alguien se la tendrá que demandar al PSOE y a la Junta de Andalucía.

PRH: Hablando de José Luis Blanco, te queríamos preguntar por la llegada del tren a La Cabezuela…

JAB: La obra se inició, como bien se puede comprobar con las traviesas acopiadas, pero lamentablemente la crisis paró toda inversión pública a partir del año 2007 pues también afectó al tren de Las Aletas.

Me parece una magnífica noticia, lo que no acabo de entender es cómo es posible que tenía que entregar el Ayuntamiento de Puerto Real no se ha entregado hasta hace pocas fechas. Cuando estaba firmado desde hace no se cuanto tiempo.

Bienvenida sea la obra porque creo que es muy importante para el desarrollo portuario de La Cabezuela y que le da un valor agregado importante y sin duda también aumenta las posibilidades de desarrollo futuro.

PRH: Hace cuatro años atrás también te preguntaba por Delphi, ahora conocemos todo el tema de los EREs por parte de la Junta de Andalucía que viene de aquello. ¿Se equivocaron los trabajadores en aquella época?.

JAB: Los trabajadores no se equivocaron. A los trabajadores les indujeron el error. Fueron los sindicatos en connivencia con la Junta de Andalucía, que fueron los principales responsables del desarme ideológico de los trabajadores ante este conflicto.

Cuando digo ideológico lo digo no a una cuestión partidista, sino me refiero a la ideología de la defensa del empleo y la preservación. Los trabajadores fueron inducidos, por o con la connivencia, de los sindicatos, Junta de Andalucía y Gobierno Central.

A mí no se me olvidará cuando estuvimos en Bruselas. Posiblemente haya personas que vean estas imágenes y escuchen estas palabras que formaron parte, sobre todo mujeres, que fuimos a reunirnos con todos los disputados europeos españoles. Todos. Desde el PP hasta IU-Los Verdes, pasando por los nacionalistas, CiU, PNV, PSOE, todos absolutamente todos dijeron estar de acuerdo por la pretendida alternativa que los trabajadores y los Ayuntamientos afectados habíamos planteado.

Que no era, ni más ni menos, que sostener con subvenciones públicas la producción, hasta en tanto y en cuanto no se constituyese una alternativa creíble para sustituir una actividad por otra.

Los Eurodiputados españoles afirmaron públicamente que estaban dispuestos a ponerse por montera, las exigencias de la Unión Europea en materia de subvenciones a la producción industrial, que estaban prácticamente todas ellas prohibidas. Dijeron que estaban dispuestos, dándole cobertura al Gobierno de España, para hacer frente a todas las exigencias de la UE y las posibles multas que pudiera conllevar aquella decisión.

Cuando, recuerdo, volvimos de Bruselas hubo una concentración multitudinaria en la Plaza de Jesús, donde yo informé en nombre de la comisión de Alcaldes y de mujeres que habíamos ido allí de lo que habíamos hablado, llegué a estar convencido que aquella homogeneidad que parecía tener el movimiento se iba a mantener.

Empecé a dudar de ello cuando Zapatero se reunió con una delegación de mujeres y con los sindicatos y dijo aquello de ‘El Gobierno de España no les dejará abandonados’ y dije yo para mis adentros, la jodimos. Y la jodió.

PRH: Hablando de esa defensa que hizo usted de los trabajadores de Delphi. Ahora que parece que hay dos bandos de trabajadores en Navantia, con los de la empresa y la industria auxiliar por dos lados. ¿Echa en falta que el Alcalde se ponga delante de la gente para luchar por el trabajo de la Bahía?.

JAB:  Habrá quién piense de los y las que oigan esto que a lo mejor en mi tiempo no lo defendí lo suficiente, porque claro, esto es cuestión de criterio.

Desde luego la presencia institucional local puertorrealeña es en este momento bastante menor que la que tuvo la institución municipal. Al unísono, todos los grupos. No era solamente la oposición o el Equipo de Gobierno.

Era el conjunto del municipio. Es más, echo en falta esa coordinación que el Ayuntamiento de Puerto Real siempre tuvo haciendo partícipe del mismo a todos los ayuntamientos de la zona afectados por la crisis del sector naval. Porque tenían trabajadores en su término municipal de Astilleros.

Aquellas reuniones periódicas que se llevaban en el Ayuntamiento de Puerto Real la mayoría de ellas y algunas otras en la Diputación. Alcalde o Alcaldesa de Cádiz; el de Jerez de la Frontera; el Presidente de la Diputación; el Alcalde de San Fernando; el de Medina; el de Barbate, ese afán de coordinación de búsqueda de la coherencia en la defensa del empleo que tiene que ser el elemento ideológico y político más importante que nos da mayor cohesión, yo, que yo sepa, por lo que percibo, aunque estoy lejos, estoy presente siempre de las cosas de mi pueblo porque me llegan por diferentes vías, eso no lo veo.

PRH: Hace cuatro años, y anteriormente, se ha hablado de la “herencia recibida”. Esto lo dijo el anterior Equipo de Gobierno del PA, que dijo realizar una auditoría, y el actual afirmó el hacer una “auditoría ciudadana”. A fecha de hoy, nadie sabe nada…

JAB: Esos son recursos dialécticos que se utilizan. Recursos que tienen muy poco recorrido. A los hechos me remito, yo que califiqué de corrupta a la Familia Real, al llamado hoy Rey Emérito y de personaje carente de ética y de pudor. Sin duda aquellos ataques que lancé, que algunos puedan considerar que están fuera de tono, con independencia de que algunos dicen que se está demostrando ahora, pues sin duda a su vez también con una llamada de teléfono de la seguridad del Estado o una llamada del representante diciendo “Oye que tu tienes tres hoteles en Cuba”, como se dice todavía en las redes.

Que tienes una bodega en Valladolid; o tienes un bloque de apartamentos en Pamplona; o tienes campos de fresas en Huelva; o un chalet en Valdelagrana o Vistahermosa”, sin duda, si hubiera sido así, pues primero, yo no me hubiera atrevido a decir algo así a la más alta magistratura del Estado, corrupto. En segundo lugar, tras habérselo dicho me hubieran tapado la boca.

Hubiesen puesto en conocimiento general a través de diferentes medios que sin duda tienen estos servicios para que me hubiese callado.

Qué ocurre. También se tienen otro tipo de recursos para justificar la incompetencia. Y también se utilizan estos recursos por adelantado para dar una imagen de que ‘hace falta votarme a mí’ en este caso a quien lo dice ‘y adelanto que se comprobará que el señor que ha sido referente durante 30 años no es merecedor de ocupar la silla de la Plaza de Jesús’.

Esos son recursos dialécticos, pero la realidad es otra. La recurrente invocación a los déficits, la permanente invocación o amenaza de auditorías, lo que viene a tapar, en la mayoría de las ocasiones, es la incompetencia, la falta de diligencia, la falta de conocimiento, y sobre todo la falta de esfuerzo, para conseguir ese conocimiento.

Cuando entré en el año 1979, incluso me he enterado por ahí que van diciendo que los Alcaldes franquistas y luego los que estuvieron en la oposición habían dejado grandes cantidades de dinero en la caja municipal. Muy bien, que busquen el acta de arqueo que se firmó cuando yo entré en el Ayuntamiento de Puerto Real y se sabrá exactamente si eso es cierto. Pero no se buscan, es preferible decir que los anteriores alcaldes al 1979, dejaron no se cuantos miles de millones de pesetas.

¿Para qué vamos a hablar de la verdad si surte mucho efecto la mentira? La mentira tiene mucha capacidad movilizadora, frente a la verdad. Mientras que la mentira vuela la verdad va detrás cojeando, desgraciadamente y más lentamente. Eso sucede y ha sucedido siempre. Eso el primero que lo entendió fue Goebbels, ideólogo mediático del nazismo. Ahora se llama la falsa noticia, pues resulta que también existe.

En el año 1979, cuando yo entré, nosotros, y digo bien, nosotros, porque en aquel momento era prácticamente la totalidad de las fuerzas que componían el arco municipal del Ayuntamiento de Puerto Real, no nos dedicamos a decir qué malo había sido Franco, y qué mal había dejado el pueblo. Los grandes déficits estructurales e infraestructurales de nuestra población están más que evidenciados en las fotografías aéreas que obran en poder municipal. Con independencia de obras importantísimas como la del Paseo Marítimo.

Hubo otras mucho más importantes que hubo que acometer más urgentemente que tenían que ver con el abastecimiento de agua, la red de alcantarillado, la red separativa de las aguas, la depuradora, el alumbrado, la red de abastecimiento energético en baja tensión, etc. Todo eso que se hizo, que conforma hoy un pueblo que creo que tiene unos servicios razonablemente buenos, se hizo, en muchos casos, adoleciendo del conocimiento que aquella época teníamos pero con la voluntad lo compensaba todo, y el entusiasmo también.

Todo eso se hizo buscando los recursos donde no había, porque en aquel momento no había una política fiscal, no había una Ley de Régimen Local que hubiera sustituido a la franquista, no había una Ley de financiación de las haciendas locales, no había nada. No había instalaciones deportivas, ni cubiertas ni descubiertas. ¿Qué hicimos? Echarle la culpa a Franco o ponernos a trabajar con entusiasmo.

Voy a contar una anécdota. A los cuatro o cinco días de ser elegido Alcalde, estaba en mi casa y mi padre llegó de El Dique y me vio llorando. Le dijo a mi madre, “Rosario, ¿qué le pasa a este?”. “No José, que quiere dimitir”. Yo a los cuatro o cinco días fui a mi casa a pedir cobijo y auxilio de mis padres y me puse a llorar. Tenía 27 años recién cumplidos, me había bajado de un bloque de astilleros donde dedicaba todo tipo de soflamas incendiarias al capitalismo, y hablaba de revoluciones. Pero no tenía ni puñetera idea de lo que era gestionar un ayuntamiento.

Cuando me senté con los cuerpos nacionales, el interventor; el secretario; y demás y empezaron a hablarme de terminología administrativa y demás, que me resultaba como si me estuvieran hablando en griego, dije “dónde me he metido”. Mi padre me dijo “se ladrón de oídos”. Es decir, pon la oreja, pregunta, escucha, rodéate de la gente. Mi pobre padre, que en paz descanse, me dio una lección.

En seis meses parecía un erudito, hablaba de todas las materias municipales con la fe y la convicción del converso, pero también con la fe y la convicción del ilustrado. ¡Yo parecía un erudito!.

Ahora, sin embargo, se opta por lo fácil, la culpa la tuvo el anterior. Mire usted, para eso no lo queremos. Yo diría, a la gente, mire usted, ninguno de los que están en la oposición o en el gobierno, si ha llegado a una u otra instancia justificando su incapacidad o inacción durante el periodo de vigencia diciendo que el anterior es que era muy malo, no lo vuelva usted a votar. No lo vota. ¿Para qué? Para que siga diciendo que no puede hacer nada y porque no puede porque el anterior fue un desastre. A la altura que estamos, todo el mundo conoce las interioridades de un ayuntamiento, incluso desde la oposición, incluso desde el ciudadano de a pie. No se puede tapar el sol con un dedo. Tampoco se pueden tapar las condiciones de un ayuntamiento, por tanto no lo voten. Vote usted, partiendo del conocimiento, al que diga yo voy a hacer esto, esto y esto otro.

Pero decir no puedo hacer aquello que oferté porque resulta que el anterior esto unos zorros, eso es una estafa política.

PRH: Es lo que ha estado diciendo el Equipo de Gobierno hasta ahora. ¿Se equivoca Antonio Romero diciendo que tenemos mucha deuda?.

JAB: Para déficit, el peor déficit ideológico, político, del esfuerzo, del conocimiento, o intelectual. Ese es el peor de los déficit.

Pero para déficit lo que nos encontramos nosotros en el año 1979 en el Ayuntamiento de Puerto Real. Todo, y nos enfrentamos con entereza, con sabiduría, con inteligencia, y sobre todo lo enfrentamos sin sectarismos.

El señor o señora que entre ahora lo que tiene que hacer es tratar de buscar la convergencia con las administraciones públicas, la administración del Estado, Provincial. Hay potencialidades todavía y recursos todavía no ejecutados en el pasado que podían invocar, que están ahí y que pueden suponer ingresos importantes para el Ayuntamiento para atender y enfrentar exigencias de naturaleza estructural, arreglo de calles, pavimentos, etc.

Recursos que no se han obtenido por, yo diría, problemas de naturaleza ideológica, que están ahí. Que se vinculan al desarrollo de Las Aletas y que no se han ejecutado, y que se podían ejecutar. El desarrollo de las fuerzas productivas de este pueblo, la potencialidad que pueda tener. El planeamiento, la búsqueda de inversores, el moverse con inteligencia, la diligencia, el esfuerzo, ¿ese recurso no existe?.

El único recurso que dicen es el que no existe, el recurso económico. No será que tampoco existen recursos intelectuales, políticos, ideológicos, del esfuerzo, del trabajo, de la dedicación, de la inventiva. Porque si esos son los recursos que no existen, entonces apaga y vámonos. Ni siquiera con dinero usted resuelve esa dicotomía.

PRH: Solo por curiosidad, ¿Hubiera hecho usted lo mismo que el señor Romero? Anunciar hace dos años que se presentaría y ahora decir que depende del proyecto…

JAB: Yo no, evidentemente la política era mi vida. A mí me da la impresión de que el señor Romero el principal problema que tiene es que no es un político. Será cualquier otra cosa pero un político desde luego no, un político de raza.

Eso solamente lo dice una persona que está llena de inseguridades, y que por tanto no tiene definida su posición en este mundo. Y su posición en el mundo no es la de ser un ser político. Será otra cosa, una buena persona, un buen padre de familia, un buen miembro de ONG tal o cual, pero desde luego un político no es.

Lo que se tiene que preguntar el señor Romero es, ¿yo qué hago aquí?. Claro está, solo una persona que no tiene resuelta la duda principal de qué hago yo aquí se puede atrever a decir hace dos años que no se iba a presentar y ahora que depende de un proyecto.

PRH: En ese proyecto está la confluencia local que puede haber entre Podemos, Izquierda Unida y EQUO a nivel local…

JAB: En mi caso yo no tengo ahora militancia en Izquierda Unida, porque ya no vivo aquí. Sigo teniendo militancia en el Partido Comunista de España. En Izquierda Unida, porque formo parte del PCE en el exterior.

Hay un camarada que es el responsable de los militantes del PCE que están en el exterior y yo soy uno de los militantes que está en el exterior. Como tal se me va a entregar cuando vaya nuestro nuevo Secretario General, Enrique Santiago, a La Habana un carné como militante del PCE en el exterior.

Como esta organización no tiene dentro de sí mismo a Izquierda Unida no estoy en ninguna asamblea. Tampoco me siento representado por la dirección de Izquierda Unida. Estoy en una especie de inopia política.

PRH: Lo tacharon muchísimo de corrupto, sobre todo el PA que ya no está en el poder y con Maribel Peinado condenada -con un recurso interpuesto- por el tema de no facilitar información y aún espera juicio por el tema de los aceites….

JAB: Mi madre dice una frase magnífica que dice que cuando tu escupes para el cielo, la salivita te cae de arriba. El Partido Andalucista hubiera sido imposible que me hubiera ganado unas elecciones a mí de no haber sido porque durante muchos años se dedicaron y se esforzaron no en hacer política, sino en dar pábulo a bulos e infamias, a felonías de la naturaleza de las que has mencionado.

Hoy lo está pagando, se ha convertida en una especie de anécdota, negativa anécdota durante unos años en este pueblo. Y yo no voy, bajo ningún concepto, a alegrarme.

Yo no me alegro. Yo me llevé 28 años de Alcalde y 4 en la oposición. Yo me senté en el banquillo para ser juzgado por llamar “corrupto” al Jefe del Estado. A mí nadie me ha sentado en el banquillo para juzgarme, sí en todo caso para preguntarme porque habían presentado una denuncia de si había dispuesto inadecuadamente de los fondos del Plan E.

Pero nadie me acusó, a ella sí. Es más, si infelizmente el Partido Andalucista hubiera gobernado cuatro años más, el cúmulo de querellas, sentencias y corrupciones, que se hubieran evidenciado no hubieran tenido parangón con ningún otro en la historia de nuestro pueblo.

PRH: Imagínese que el próximo 26 de Mayo de 2019 se presenta a las Elecciones Municipales, ¿cree que volvería a ganar?. 

JAB: A mí no me gusta la ficción, y como es una pregunta de ficción no la puedo contestar. Lo único que sí se es que este pueblo se merece votar a la persona que sea capaz de llenar de entusiasmo de nuevo la política de nuestro pueblo.

Una persona que sea capaz de garantizarnos que se va a converger con las Administraciones públicas y que se va a buscar con ellas las soluciones y demandas que este pueblo necesita y que en ocho años no se le han dado.

Esa es a la persona que tienen que votar, la que sea capaz de garantizar que va a tener una política de convergencia a la administración superior. Y esa persona si tiene el entusiasmo debido, podrá ser el próximo Alcalde o Alcaldesa de este pueblo, pero a lo que mí respecta solo veré con una cierta añoranza pero con una ilusión compartida con todos ustedes, desde muy lejos, lo que va a suceder ese día. Pero sin mi presencia.

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD